AccueilFAQRechercherS'enregistrerConnexion

Partagez | 
 

 [Las cartas a Reginhart]

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 17:55

Publicado: Mar Jul 25, 2006 11:04 pm
Jehan

El conde de Aragón era hombre cínico, pero tenía el sentido paternal. En su castillo-palacio de Zaragoza, zanjando los asuntos en su consejo, echaba de menos a su familia. Tan lejos de Francia, tan lejos de su esposa, y tan lejos de su heredero Reginhart, el sexto de los Malpertuis.

A menudo soñaba con poder ver a su hijo. Tenía diez años el mozo. La edad de aprender a ser un gentilhombre y un gran feudal. Reginhart de Volpilhat era chico inteligente y malicioso. Terriblemente indisciplinado e irremediablemente pelirojo. Como papá.

Así que cada día que Dios hacía, don Juhan de Volpilhat, conde de Aragón, barón de Malpertuis y par de Francia, descendiente de los condes de Urgel y antiguo rey de armas de la Heraldía real de Francia, dedicaba una hora para escribir a su hijo.

Quisiera edificarle. Y para empezar, redactaba sus epístolas en castellano, con el fin de que Reginhart aprenda dicho idioma, el de su difunta abuela Catalina de Urgel.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 17:56

Publicado: Mar Jul 25, 2006 11:53 pm
Jehan

Citation :
Reginhart, querido hijo,

Te escribo desde el patio árabe del palacio. Prodigioso lugar, con fuentes, plantas y finas decoraciones. Me mira una bonita estatua de león, tallada en la piedra amarilla del lugar. La civilización que construyó este sitio tuvo que ser potentísima. Mira hoy, lo que se han vuelto sus desdichados herederos : un pueblo sin alma, perseguido por los reyes aristotelicianos y forzado, poco a poco, a abandonar lo que fue su tierra, durante más de siete siglos. Quizás semejante destino nos espera a los occidentales. Así que nunca olvides que el camino más corto que va de la barbarie hacia la decadencia pasa por la civilización.

Tampoco olvides que el mandar es asunto de dedicación. Como ya sabes, la mina de oro de Lérida estaba cerrada, por culpa de una terrible falta de hierro y piedras. Fuimos forzados de cerrarla tras constatar que nuestras reservas estaban demasiado escasas. El pueblo empezaba ya a temer la falta de trabajo. Entonces nos movilizamos. Iniciamos contactos con condados extranjeros para intentar importar lo necesario. Alzamos el número de milicianos reclutados cada día, para replazar los empleos desaparecidos. Y ahora ya vuelve a abrir la mina, tras asegurarme los ingenieros que el mantenimiento estará hecho frecuentemente.

Espero que dejes en paz a tu preceptor y ya no pones el fuego a su sayal cuando te regaña. No es actitud digne de un Malpertuis. Bueno, no es actitud digne de un Malpertuis en contra de su preceptor. Énviame noticias del intendente Gweltas. ¿Cómo le viene el deber renovar al castillo de Malpertuis? Y a Peyrot, el mayordomo, ¿cómo le viene el deber obedecer a un roñica apenas salido del campo auverñés?

He recibido ayer una carta proviniendo de la Corte de Francia. Sé que te interesan estas historietas, entonces te la resumo. La reina todavía no está embarazada. Hace como tres o cuatro meses que se unieron Sus majestades. Mi embajador me contó un rumor que circula ahora en los corredores del Louvre. Bueno, cuando seas mayor te contaré los detalles. Me contentaré con decirte que el Rey parece sufrir cierta infirmidad, que le impide dar a Francia un Delfín. Algunos médicos están estudiando su... caso. Te pido que rezes Dios para que se solucione el problema real.

Ya ves, Reginhart, cuánto importa el tener hijos y criarles con cuidado : del día a la mañana, la obra de tu vida mortal desaparece contigo si no tienes a un heredero para continuarla...

Cuida de tí y que el Dios de Aristóteles te guarde.

Tu padre

Hecho el vigésimo sexto de julio del año de Pascuas mil cuatro cientos cincuenta y cuatro, en Zaragoza.

Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 17:57

Publicado: Mar Ago 01, 2006 1:27 pm
Jehan

Citation :
Reginhart, hijo mío,

Hoy no estaré muy largo. Ayer publiqué el estado de emergencia frente a la amenaza francesa, y casi no duermo por las noches. ¡Vaya paradoja! apuntarás, con razón : soy medio auverñés, soy par de Francia, y lucho contra los franceses en nombre de Aragón, de sus Fueros y de su pueblo.

Pero nunca olvides que en el mundo nuestro, la palabra pronunciada, el juramento, son cosas sagradas. Juré defender Aragón y lo haré mientras Dios me preste vida. Ya serví bastante al rey de mi padre, ¿no crees que sea hora de servir al rey de mi madre?

Te voy a confiar un secreto, hijo. Un filósofo latín escribió un día «Ubi bene, ibi patria». Meditálo hasta mi próxima carta, e intenta encontrar quién esbozó tan sabia sentencia.

El fin de este mensaje le dirigio a tu madre. Cuida de tí.

Tu padre

*******
Elissa, mon aimée,

Vecy ce que m'inspira l'éloignement de vous. Je vous prie de m'escrire et de me donner promptement de vos nouvelles.

Il te falloit choisir ta sœur ou ton Salut
Gagner ton Paradis, et perdre ta compagne
Ou ne prendre la croix, ce qui à Dieu ne plust,
Ô mon asme meutrie, loin d'espouse et campagne !

Te voicy oultremonts, sous le soleil d'Yspagne
Pourfendant l'infidèle tel Wilfred le Velu
Tel Jaime Conquérant franchissant la montagne
Combien d'âpres douloirs cette terre te valut ?

J'ai laissé le logis pour suivre mes chimères
Chimène languissante voudroit revoir son Ruy
Cidi Campeador fut époux et fut père !

Mais l'odyssée d'Ulys dura le chant d'Homère
Et retissant le jour ce que gâtoit la nuit,
Pénélope attendit que revint l'âme chère.

Vostre toujours épris,
Jehan
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 17:58

Publicado: Lun Ago 07, 2006 7:16 am
Jehan

Citation :
Reginhart, hijo mío,

Tristes noticias me llegaron ayer. Lamento ser tan lejos de Carcasona en la hora en qué los míos sufren y mas necesitan mi presencia. Me envió tu madre una carta que me alarmó mucho. Te pido que rezes Dios Todopoderoso para tu hermana Alionor, que enferma cayó. Pregúntalo a tu profesor qué es el tetanos, y sé asiduo en tus oraciones.

Respecto a esta terrible noticia, lo que está pasando en Aragón resulta ridículo, vano y pueril... Los oportunistas franceses ahora están intentando difamar mi honrable reputación. Son tiempos de renovación del consejo, y parece que para ellos el mentir es la única manera de obtener el apoyo de los Aragoneses.

Pero confio en la razón de los habitantes de esta tierra. ¡Ningún Aragonés que se precie votará para gente que ni habla castellano en sus mentiras acusadoras ! Pretenden ahora que soy brujo... Yo, el aristoteliciano fervente, que vino a Aragón para intentar salvar mi alma consagrándola a Dios en nombre de la verdadera fe. Ni tienen programa para el condado : vinieron para destruir, y es lo que hacen... Sordida humanidad, ¡no merecías a Aristóteles!

A veces me vienen ganas de dejar definitivamente el mundo para consagrarme a la redacción de mis Memorias. ¿Pero qué será de Aragón si lo dejamos en manos de criminales como Valdy o Xavierlaurent ? Así que sigo luchando, mientras se muere mi sangre ultramontes, mientras mis parientes echan tanto de menos al padre, al marido, al primo, y mientras mi heredero requiere mi enseñanza...Vanitas vanitatum et omnia vanitas. Busca quién dijo esto, hijo, y házme un corto resumen de su ilustre vida.

Quemaron anteayer a don Gaebius, el arzobispo de Zaragoza, tras establecer que brujo fue. ¿Cómo podía saberlo yo al llamarle en mi consejo? Se ha vuelto esto el argumento máximo de los detractores nuestros. Por la gracia de Dios, son pocos, tontos y analfabetos. En cambio Gaebius era hombre responsable y eficaz. De ilustre nacimiento, salido de la Casa de Lovela, estaba dispuesto a construir Aragón con nosotros. Y lo quemaron... Dicen que tenía un gusto exagerado para la astrología. ¿Hace esto de él un criminal? Ante los mediocres franceses que gritan, sí. Respeto a la decisión de Nuestra Santa Madre la Iglesia, pero Gaebius tuvo mi amistad y no soy hombre que abandone a sus amigos en la desgracia. La fidelidad, Reginhart, es un valor central de nuestro mundo, pero un valor que muchos traicionan. Se fiel a tu señor, el duque de Borgoña, se fiel a tu rey, el Rey de Francia, pese a las pruebas. El tiempo, que todo resuelve, te regalará tu recompensa.

Todavía tenemos muchos proyectos para Aragón. Espero que los Aragoneses rechazarán la mediocridad y las calomnias y eligerán la humildez y el trabajo.

Rezo para Alionor cada minuto que Dios hace. Haz lo mismo, hijo, y que te guarde el Todopoderoso.
Tu padre

Hecho el séptimo de agosto del año mil cuatro cientos cincuenta y cuatro, por don Juhan de Malpertuis, conde de Aragón.

Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 18:01

Publicado: Mie Ago 16, 2006 7:16 am
Jehan

Citation :
Reginhart, querido hijo,

Varias cosas cambiaron desde que te escribí. Nada por lo bueno evidentemente. Sigo sin noticias de tu hermana Alionor. Rezo cada día para que viva, pero dicho silencio me hace temer lo peor para ella. Dios la proteja, pobrecita.

Aquí eligieron al llamado Valdy como conde. ¿Qué más decir? Dios nos envía una prueba y hemos de sufrirla con humildez y paciencia. Escogí volver a ser fiscal, como en mi juventud auverñense. Espero honrar otra vez la memoria de mi difunto preceptor, Peyre des Proges, que fue eminente jurista y hombre de alta virtud. Nunca olvidaré « el frío análisis con lirismo glaciado » con el que pronunciaba sus famosísimos discursos... Hijo, espero que un día llegarás a recordar a tu preceptor con nostalgía... Hasta entonces, se asiduo en tus estudios y haz lo que te manden. Para un joven de ilustre nacimiento, la educación abre las puertas, aún las más altas.

Te escribo desde la sala magna de nuestro castillo familiar. Otro, no el de Malpertuis. El de Balaguer. ¡No te extrañes, hijo! Conforme a las usanzas de Aragón, tras cumplir mi mandato como conde, pedí heredar del condado de mi abuelo maternal, don Jaime de Urgel. Lo llamaron el Desdichado... Pudo ser rey, lo intentó, y fracasó. En el año MCDXIII, los Trastamara asediaron el castillo, se apoderaron de la fortaleza, encarcelaron a don Jaime y confiscaron su condado de Urgel... Y todavía puedo ver en las murallas las marcas del saqueo... Mandé que la bandera condal, jaqueda de oro y sable, vuelva a flotear en las murallas de Balaguer. Los condes de Urgel han vuelto. Quizás a mi abuelo le sería agradable consolación saber que su nieto ha recuperado el feudo de su casa, y que su biznieto tendrá posesiones en ambos lados de los montes y un futuro brillante por venir.

Mi madre, doña Catalina, solía contarme el día en que hubieron de huir. Recuerdo el fuego en el hogar de Malpertuis, la vacilante luz, y las lágrimas que llegaban en los hermosísimos ojos de tu abuela, y las lágrimas que me venían, y que siguen venirme hoy al escribir eso. Tantas veces me contó cómo era Urgel en aquellos tiempos. Gente trabajadora, fiel a sus condes, viñas ricas, prosperos campos y la luz, clara, hermosa, calma, que acariciaba los rostros y los montes.

Me parece que nunca te conté cómo tu abuela llegó a casarse con el heredero de los antiguos señores borgoñones de Malpertuis. No era cosa corriente que una infanta aragonesa se casase con un gentilhombre francés, aún de probada nobleza.

Como bien lo sabes, don Jaime II el Desdichado tenía, por su casamiento y su linaje, pretensiones dinásticas. Para apoyarlas, necesitaba el respaldo de potencias extranjeras, así que hizo como la casa austriaca de Habsburgo : casó a sus hijas a lo largo y ancho de Europa. Su hija mayor, la Infanta Isabel de Urgel la destinó a don Pedro de Portugal, el duque de Coimbra. Su segunda hija, Leonor de Urgel, la casó con don Raimon Orsini, de la casa romana de los Orsini que varios cardenales y papas dio a la Aristotelidad. Doña Juana de Urgel, tercera hija, contrató matrimonio con don Juan III de Foix. Al morirse joven el Infante Felipe, solo quedaba por casar a doña Catalina. Tu abuela. Don Jaime tenía aliados portugueses, italianos, pirenéicos. Le faltaba una alianza francesa.

En aquella época, el reino de Francia era dividido y débil. El rey era medio loco y el poder se disputaba entre el duque de Orléans y el duque de Borgoña, don Juhan, dicho el Sin Temor. ¿Sabes? Tu abuelo me dio este nombre para rendirle homenaje al gran duque, su señor y soberano. Pues Reginhart IV era entre los más fieles barones del duque Juhan, aunque, como todo Malpertuis que se precie, era orgulloso, astuto y ávido de honores. Al llegar la joven doña Catalina en la Corte de Dijón, Juhan Sin Temor decidió ofrecer su mano al turbulente señor de Malpertuis, para asegurarse de su fidelidad.

El calculo de don Juhan funcionó. Hasta su asesinato. Después, Reginhart IV no vaciló en poner su espada al servicio del Delfín Carlos, pues si fue fiel al duque de Borgoña, era aún más fiel a los intereses de la Casa de Malpertuis. Así, por los complejos cálculos de la diplomacia europea, una princesa aragonesa se casó con un caballero borgoñón. Y aquí estoy, treinta y tres años más tarde, para perpetuar la herencia familiar. Y pronto la perpetuarás tú, hijo.

Ahora llevamos escudo dividido entre los zorros de gules de Malpertuis y el jaqueado de oro y sable de Urgel. Llevarás este blasón, hijo, al morir tu padre. Lo veo como el signo de un brillante porvenir : ¿qué más astuto que un zorro que sepa jugar al ajedrez?

Cuida de tí y reza por tu hermana.
Tu padre

Hecho el décimo sexto de agosto del año mil cuatro cientos cincuenta y cuatro, por don Juhan de Malpertuis, conde de Urgel.

Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 18:03

Publicado: Jue Sep 28, 2006 1:11 pm
Jehan

Citation :
Reginhart, querido hijo,

Voy a emprender un corto viaje por Francia en los días que vienen. Tengo varias cosas que arreglar y que necesitan mi presencia más allá de los Píreneos. Volveré pronto en Urgel, pues se van a acabar las vendimias en mis tierras y he de estar aquí. También se va a celebrar la renovación del consejo de Aragón. Ya ves, seguimos viviendo pese al duelo.

La muerte de tu pobre hermana Alionor, que Dios la tenga en su eterna guardia, me fue terrible noticia. Y todavía grande es mi tristeza hoy, al escribirte. ¿Por qué tenía esta jovencita que irse a la víspera de casarse? ¡Cuán cruel, hijo, es el destino! He decidido vestirme de negro hasta que Dios me quite vida. Como en la austera Corte de Borgoña, donde todos vestían como el duque Felipe el Bueno, hijo de don Juhan sin Temor.

Iré mañana por la ruta de Balaguer, y de allí, hasta mi castillo de Urgel. Atravezaré la montaña y cabalgaré hasta la abadía San-Felix-de-Montceau, en Lenguadoc, donde se retiró tu madre. Parece que estaba cerca del parto, y quiero estar presente para reconocer a mi cuarto hijo. No sé que va a ser de la condesa tu madre, hijo mío. El embarazo fue agotante y mucho me temo por su salud.

Tras el nacimiento, me dirigiré hacia París, porque tengo varios asuntos que zanjar. Te preveniré con una carta de mi llegada en Borgoña. Tengo ganas de ver lo que hizo el intendente Gweltas del antiguo castillo de Malpertuis. Pronto será tuyo, hijo, y deseo dejarte una fortaleza digna de nuestro rango, de nuestro nombre y de nuestra sangre.

Pronto será tuyo, dije. Pero no significa que estoy malo o próximo a unirme con el Creador, no te preocupes. Simplemente decidí transmitirte la baronía de Malpertuis para tus doce años. Estimo que te mereces llevar tan augusto nombre. Serás pronto el sexto barón de Malpertuis, Reginhart.

La formalidades de transmisión son una de las dos razones de mi viaje hacia París. Otra razón es la intronización de un gran amigo mío como Rey de armas de la Heraldía de Francia. Te encomiendo respetar y observar con cuidado la sabiduría del duque Anthony «Wulfen» de Montchenu. Es hombre de honor y un gentilhombre del pasado, con cortesía, fidelidad y alto valor. Tengo treinta y séis años, él tiene unos cincuenta, pero siempre nos hemos considerado grandes amigos y le tengo en grande estima. Así que le prometí asistir a la ceremonía de intronización.

Pasé quince años de mi vida en la Heraldía de Francia. Fue mi razón de vivir, la causa de la fortuna de nuestro nombre y mi eterna pasión. Si te occure un día de querer integrar esta noble capilla, déjame recordarte estas palabras que había hecho grabar arriba del trono de Rey de armas :

«L'éclat des voix n'a point place où seul l'éclat des hauts-faicts importe.»

Temperencia, reflexión y astucia son las virtudes claves de los Malpertuis. Y habrán de ser las del Sexto.

Pronto nos veremos, hijo. Cuida de tí y reza por tu difunta hermana, tu madre y tu hermano que está para nacer.
Tu padre

Hecho el vigésimo octavo de septiembre del año mil cuatro cientos cincuenta y cuatro, por don Juhan de Urgel.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 18:04

Publicado: Lun Oct 16, 2006 11:17 am
Jehan

Citation :
Reginhart, querido hijo ; o, debería decir, señor barón,

Te debo anunciar dos cosas. Primero, que tienes hermana menor, llamada Catalina, como tu abuela. Y Luego, que la última vez que vi a tu madre, al viajar por Lenguadoc, su salud parecía inestable. Tardan las noticias suyas, y ello me inquieta mucho.

Como quizás lo sepas, Borgoña tiene nueva duquesa, Armoria d'Ylfan, que es esposa del antiguo duque Persan. Una dama de gran valor. Te corresponde ahora, como barón de Malpertuis, ir hacia Dijón para prestarle homenaje. Te mando que me envies el cuento de tu viaje y de tu presentación ante la austera Corte borgoñona.

Cuando estaba en París, pide audiencia ante el Rey Lévan de Francia, para presentarle mi renuncia : no puedo más ser par de Francia y a la vez miembro del consejo real de sus Majestades Muy Aristotélicas los Reyes de Aragón. Pronto dejaré la manta azul, pero no dudo que la recuperarás tú, hijo.

Lamento no ser más diserto. Estoy redactando una legislación heráldica real y común para la Corona de Aragón, y dicho proyecto ya tardó bastante. Pero te enviaré pronto algunas noticias de las Cortes europeas, como suelo hacerlo. No hay mejor enseñanza que la ejemplaridad.

Cuida de tí y que el Dios de Aristóteles te guarde.
Tu padre

Hecho el décimo sexto de octubre del año mil cuatro cientos cincuenta y cuatro, por don Juhan de Urgel.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Marguerite
Maîtresse de maison
avatar

Cantidad de envíos : 645
Fecha de inscripción : 09/09/2006

MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   Dim 07 Jan 2007, 18:06

Publicado: Dom Nov 05, 2006 10:28 pm
Jehan

Citation :
Reginhart, querido hijo,

Desde el entierro de tu madre, soy hombre triste y taciturno. Parece que el destino se está ensañando sobre nuestra casa, y ahora me pregunto si mi abuelo don Jaime de Urgel merecía más que yo el apodarse «desdichado».

Se habrió hace poco un pleito en contra de tu padre. Dicen que podría haber mojado en una tentativa de asesino en contra de nuestro primo, Su Majestad Imnaril. Resulta evidente que algunos intentaron manchar mi reputación, y que su éxito rebasó con creces sus esperanzas. Pero saldré limpiado de todo esto. Confio en Dios, confio en mi rey, y confio en la justicia de ambos. Por eso he decidido quedarme y defenderme, pues ello demuestra fehacientemente que reconozco la potencia y la autoridad de mis primos los reyes de Aragon. No dudo que pronto mi nombre y mi rango sean rehabilitados, y que podré volver a ocupar en la Corte el sitio que me otorgó mi nacimiento.

¿Conoces, hijo, la diferencia entre el poder (potestas) y la autoridad (auctoritas)? No basta que un soberano ostente el poder judicial, sino que importa que su justicia sea justa e irrevocable. El rey Ricardo III de Inglaterra sería el ejemplo típico de una potestas sin auctoritas. El rey San Luis de Francia, el ejemplo de una potestas nimbada de auctoritas. Decían los tiranos de la Antigüedad : «Oderint dum metuant». «Que me odien, siempre que me teman». Pero sin el respecto y el amor de su pueblo y de sus vasallos, un soberano no puede reinar : sólo intentará gobernar. El orden querido por Dios es un orden basado en la justicia. O, cuando no es posible para el saludo de la cosa pública, la apariencia de la justicia. Como barón de Malpertuis, hijo mío, tienes el derecho y el deber de juzgar a los siervos y campesinos de tus tierras. Nunca te olvides que el ser justo y amado te garantizará mejores cosechas que el atemorizar a tu gente.

Dejé que tu hermana Marguerite se quedase en Lengadoc, en su baronía de Bram. ¡Qué carácter tiene! La digna hija de tu difunta madre... Vivará allí con su preceptor hasta que le encuentre un marido digno de su rango de infanta presunta de Aragón. Cuando Catalina tenga dos años, la podré hacer cruzar los Piríneos y venir a vivir en Urgel conmigo.

En cuanto a ti, hijo, te mando que seas fiel a tu señora la duquesa Armoria de Borgoña. Te destino a una carrera militar, como los más turbulentes abuelos tuyos. Sigue practicando los idiomas extranjeros que te ayudarán de mucho para hacer valer tu nombre y tus capacidades. Los mejores estrátegos suelen ser también los mejores diplomáticos.

Ahora he decidido no volver a presentarme en las elecciones aragonesas. Es tiempo de dejar que los nativos puedan implicarse. Me centraré en las semanas que vienen en la construcción de la Heraldía real de Aragón, y permaneceré a la disposición de Sus Majestades para todo asunto que requiera mi intervención.

Cuida de ti, hijo mío, y que Dios te guarde.
Tu padre

Hecho el quinto de noviembre del año mil cuatro cientos cincuenta y cuatro, por don Juhan de Urgel.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
Contenu sponsorisé




MessageSujet: Re: [Las cartas a Reginhart]   

Revenir en haut Aller en bas
 
[Las cartas a Reginhart]
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Famille de Volpilhat - Familia de Volpilhat :: Divers :: Condado de Urgel :: Castillo de Urgel-
Sauter vers: